Entregan parque de la Nora Quintana y Renán Barrera pedalea por el poniente de Mérida

Entregan parque de la Nora Quintana y Renán Barrera pedalea por el poniente de Mérida

Por Rafael Gómez Chi

Hacía calor, pero Renán Barrera Concha no sudaba. Bastó con una toallita para limpiarse la frente y acto seguido encaró a la prensa.

—Si no vinieron en bicicleta no hay entrevista —disparó mirando al cronista con el rabillo del ojo.

—Que conste que yo pedí la bicicleta pero nos trajeron en camioneta —respondió un reportero. El cronista miraba las flores de los maculís a la distancia.

El alcalde de Mérida pedaleó unos dos kilómetros por las calles y avenidas de la Nora Quintana y de Bosques del Poniente, donde recién se inauguró el Parque Ya´axtal, pero como no hubo suficientes bicicletas los reporteros y reporteras fueron trasladados en un camioncito de redilas.

A las nueve y media de la mañana llegó pedaleando al recién reconstruido parque de la Nora Quintana. “Este es uno de los 22 parques participativos”, dijo con algunas vecinas observándolo a corta distancia. “La gente tiene que ponerse de acuerdo para saber qué hacemos en un espacio y presupuesto ilimitados”, añadió. La inversión en ese sitio fue de 3 millones 798 mil 737.48 pesos provenientes de recursos fiscales propios de la Comuna.

—Pues… tengo como 35 años viviendo acá y no, no se había intervenido, nosotros hicimos la diligencia, entre los vecinos, y se puso —respondió la señora Miriam Chay Magaña.

Fueron 52 habitantes de la Nora Quintana los que participaron activamente en la configuración de los espacios en tres reuniones de trabajo de noviembre a diciembre del 2019 donde plasmaron sus propias ideas en su diseño.

Francisca Camargo se paró junto al cronista para observar el protocolo de la entrega del parque. Sostenía con su mano izquierda la bolsa del mandado. El cubre bocas apenas le quedaba por debajo del filo de la nariz.

—¿Es verdad eso que están diciendo del parque? —preguntó, curioso, el periodista.

—Sí, así fue.

—¿Hace tiempo que vive aquí?

—Desde hace casi 40 años cuando le dieron su casa a mi marido. Hoy ya se jubiló y agarra chapeo o cosas de plomería para ganar algo más. En sus tiempos de obrero tenía sindicato, por eso nos dieron la casa. Acá don Gonzalo Navarro nos ayudó a conseguirla —dijo.

—Entonces usted sabe quién fue Nora Quintana.

—Ah, claro, fue la esposa de don Fidel Velázquez.

Renán Barrera se acomodó el casco y monto, de nuevo, la bicicleta. Pedaleó, solo, por la calle 61 de la Nora Quintana hasta retomar la 59-B, la que cruza a un costado del rastro municipal y viró por la avenida 132. Ahí hay una bici ruta pero no se ve muy clara, apenas y te das cuenta de la línea que separa a los ciclistas de los automovilistas, de modo que varios no la respetan. El alcalde tuvo que sortear un automóvil estacionado en la bici ruta y cruzó por el frente del Parque de Deportes Extremos.

Detuvo la bicicleta unas cuadras más adelante y platicó con los guarda parques del Parque Arqueo-ecológico del Poniente, el cual se encuentra dentro de Ya´axtal. Luego volvió a montar la bicicleta y cruzó el sendero recién rescatado hasta llegar al acceso que da a la calle 130 con 67 F de Yucalpetén. En el camino se encontró con una jauría callejera, pero los canes lo ignoraron.

—Le tengo una alta estima a este lugar, porque aquí me tocó terminar mi primera administración y antes de asumir esta segunda hice un recorrido por esta parte, sin iluminación, sin vigilancia y sin mantenimiento —dijo el alcalde a los reporteros.

—Es un espacio de 26 hectáreas que es un oasis en el poniente de la ciudad de Mérida, además con vestigios arqueológicos. Y mucha gente hacía ejercicio desde las 5:30 de la mañana en senderos que van en un perímetro de 1.8 kilómetros; entonces, era un lugar inseguro, oscuro, donde si alguien tenía un accidente o si venias a pasar el rato, pues tenías desconfianza. De ahí surge esto que acaban de ver, Ya´axtal, y 26 espacios más comunicados entre andadores.

La inversión que realiza la Comuna en el sitio es de más de 150 millones de pesos y de acuerdo con lo que declaró el alcalde, se continuará trabajando porque  la zona requiere de más y mejor infraestructura sobre todo “ahora que ha aumentado 500 por ciento la gente que viene a hacer ejercicio o darse una vuelta”.