Soldados, Renán, el sur… Mérida más chula

Soldados, Renán, el sur… Mérida más chula

El Ejército Mexicano colabora con el Ayuntamiento de Mérida en la limpieza. Crónica de un evento en San Nicolás del Sur

Por Rafael Gómez Chi

Mérida, Yucatán, 24 de septiembre de 2021.- El sol de las nueve de la mañana pegaba justo en la cara de los militares enfilados muy severos, rígidos, con los brazos entrecruzados al frente. Dos empleados de Servicios Públicos Municipales, terciados a la bandolera en la redila de un camión, observaban.

—Señoras y señores, con ustedes, ¡el alcalde Renán Barrera Conchaaaaaaaa!

¿Felipe Ramírez será barítono? se preguntaba el cronista, agazapado en un resquicio de la sombra de un porche en San Nicolás del Sur, oyendo al maestro de ceremonias.

“Mérida más chula” se leía detrás del alcalde de Mérida en el evento, a una cuadra, por cierto, de la sede de Tamales Doña Juanita.

—El Ejército nos va a estar ayudando estos dos meses —dijo José Collado Soberanis, director de Servicios Públicos Municipales —. Serán 50 soldados y 50 personas de la dirección y van a limpiar todas las áreas comunes de esta zona.

El Comandante de la X Región Militar, Homero Mendoza Ruiz, impertérrito, sereno, diríase de cera, pero sin derretirse bajo el ya ardiente sol del otoño yucateco, a un lado del alcalde.

Ramírez dio la palabra a Renán. “Es un gusto refrendar el compromiso con la comunidad y es importante el apoyo de los militares. Los fenómenos, las lluvias, los huracanes, han dañado los Servicios Públicos Municipales. Hay 1,500 árboles caídos, cuando hay lodo, viento, colapsan los sistemas recolectores de agua, por eso emprendemos esta limpieza”, dijo.

Y mirando a los uniformados, el Presidente Municipal trajo a la memoria al Teniente de Transmisiones Jaime Antonio Concha Escobedo, su abuelo. “Mi cariño por el Ejército es real, mi abuelito fue militar. Y el Ejército Mexicano ha estado presente en los peores momentos de la vida, por eso me da orgullo…”. Un avión interrumpió y cuando retomó la palabra evocó el momento de renombre de la calle 42 Sur al de Avenida Centenario del Ejército Mexicano.

El discurso fue breve. Ramírez, de nuevo, pidió a los del presidium trasladarse a un costado del parque para iniciar con la limpieza. Renán recogió unas ramas de flamboyán y las aventó al camioncito. Los fotógrafos y camarógrafos encimados y ensimismados, recogieron el momento.

Después, el munícipe dio una rueda de prensa. “Acá abajito para evitar alturas”, pidió, porque lo estaban colocando en la tarima. Ya eran casi las diez de la mañana y el sol seguía pegando en el rostro de los presentes.