Nunca hay que dejar de soñar

Nunca hay que dejar de soñar

Texto leído por la autora el pasado viernes 30 de julio en la Casa de la Cultura de Cansahcab al presentar el libro La Guardiana de Estrellas. En el acto participó también Ana Patricia Carrillo

Por Marilú Méndez Correa

Buenas tardes a todas y todos, es para mi un enorme gusto y un honor estar aquí en la Casa de Cultura del hermoso municipio de Cansahcab. Parte de mi familia reside en en este bello lugar así que me siento afortunada de poder compartir con ustedes la tarde de hoy mis comentarios respecto de esta maravillosa obra del Guillermo Ricalde (Memo) 

Antes de iniciar quiero agradecer a la Maestra Loreto Villanueva Trujillo, Secretaria de la Cultura y las Artes y a la Maestra Rosely Quijano León, jefa del Departamento de Fomento Literario y Promoción Editorial por su labor incansable en la divulgación de obras como las que nos trae aquí hoy.

La promoción de la lectura es fundamental para que la ciudadanía y en este caso las niñas y niños fomenten el hábito y con ello fortalezcan todas las habilidades que se requieren en el ejercicio de la ciudadanía activa.

Quiero iniciar platicando algunos datos sobre el autor, quien me ha premiado con su amistad a lo largo de casi 10 años, lo conocí cuando aún era estudiante en la facultad de derecho de la UADY  y llegó a la CODHEY a realizar sus prácticas.

Memo es un joven dedicado y con una enorme sensibilidad y un gusto excepcional por la lectura y la escritura, ahora mismo se encuentra viviendo y estudiando un posgrado en Berlín, Alemania. Hoy por la mañana sostuve una llamada con él y me ha pedido hacer extensivo el agradecimiento a Sedeculta, a las maestras Loreto y Rosely, por la apertura y los alcances de difusión que eventos como este le dan a su obra y agradece a todas y todos los presentes y espera que disfruten de la lectura tanto como el disfrutó escribiendo el cuento y que nunca se olviden de soñar.

Conocí el cuento “la Guardiana de Estrellas” hace ya algunos años después de que resultará ganador  del segundo lugar del premio estatal de literatura infantil Elvia Rodríguez Cirerol en el año 2015. Lo leí en 2017 la primera vez y desde ese momento la lectura la historia me enganchó, la calidad en la narración de Guillermo invita a la lectura sin poder parar.

El cuento además de atraparte rápidamente es inspirador. La historia contada desde la mirada de un pequeño de 10 años nos traslada a la niñez y a esa pureza en el alma en la niñez, su encuentro con la guardiana de estrellas en la playa cambia el rumbo en la forma de percibir la vida y los sueños, mediante el uso de metáforas muy bien estructuradas Guillermo traza la trama de la historia transmitiendo en todo momento sentimientos como la felicidad y la nostalgia.

Al principio la interacción con el personaje de la guardiana era un poco complejo incluso difícil porque el pequeño no lograba entender la misión de ella. 

Me atraparon muchas frases que Memo vierte en la historia como por ejemplo en un diálogo con la guardiana de estrellas al decir: “Yo creo que los adultos olvidan aprender las cosas más importantes”. Esa frase me conmovió profundamente porque nos traslada a la cotidianeidad de la vida adulta en donde la mayor parte de las ocasiones hemos olvidado lo que verdaderamente importa como el valor de la amistad o encontrar la felicidad incluso en las cosas y vivencias más pequeñas como mirar el mar o ver una tarde lluviosa.

El personaje de la Guardiana tiene esa encomienda de cuidar, preservar y guardar los sueños que las personas usualmente han perdido o dejan de lado al crecer… para llevarlas y colocarlas en el firmamento y que su luz les permita recordar todos sueños al mirarlas en el cielo.

El pequeño personaje del cuento poco a poco va comprendiendo la importancia de luchar por los sueños mediante los encuentros que sostiene con aquella Guardiana de Estrellas. 

Esta conexión que el pequeño desarrolla con el personaje de la Guardiana es hermosa y uno de los momentos más emotivos de la historia es cuando el pequeño acampa en la noche para esperar a la Guardiana. Ella aparece bajando por un columpio sostenido por unos hilos de plata que se perdían entre las nubes y en ese encuentro ella le explica al pequeño como es que conserva los sueños en las estrellas y lo más importante es en dónde se encuentran alojados los sueños, el lugar… es el corazón de las personas.

Otra de las frases más hermosas de este libro aparece cuando en el diálogo el pequeño cuestiona a la Guardiana de qué pasaría si el cielo se quedara sin estrellas, es decir sin los sueños de las personas en el firmamento porque se quedaría vacío y ella le responde: “Se ve más triste un corazón sin sueños que un cielo sin estrellas”. Realmente la frase nos traslada como lectores a una hermosa reflexión del nunca abandonar los sueños y siempre guardarlos en el corazón para cumplirlos.

Quisiera destacar la importancia de la amistad como otro de los temas centrales que el autor de manera magistral va tejiendo a lo largo del cuento, el momento cúspide de la amistad entre el persona de la guardiana y el niño se da cuando el le dice a ella que se ha convertido en uno de sus sueños.

No es mi intención contar toda la historia porque lo importante es que todas las personas aquí presentes tengan la posibilidad de acercarse a la lectura de este cuento que, como he mencionado, nos hace remontarnos a la niñez pero sobre todo nos recuerda la importancia de nunca abandonar nuestros sueños e ideales…

Realmente el trabajo narrativo y de estilo que efectuó Memo es muy pulcro con un lenguaje claro, sencillo y con una historia que te atrapa y de lectura ágil. A mí en lo personal el cierre del cuento me arrancó las lágrimas, porque sí creo que la mayor parte de las personas que llegamos a una etapa adulta abandonamos muchos sueños e ideales y lo verdaderamente importante en este mundo es hacer lo que nos hace felices.

No quiero dejar de mencionar que además la calidad de las ilustraciones que le imprimieron al libro por parte de Sedeculta es extraordinaria, incluso el personaje plasmado me recuerda muchísimo al autor, es idéntico a Memo, por eso cada vez que leo el libro imagino que escucho en los diálogos con la guardiana la voz de Memo. Es realmente un trabajo excepcional.

Invito a la lectura de este fabuloso cuento que debe ser un cuento de cabecera de todas y todos los niños para que tengan siempre presente la importancia de guardar en el corazón esa estrella que simbolizan los sueños ya anhelos que queremos cumplir.

Muchísimas gracias por el espacio y la invitación es un gusto enorme poder coincidir la tarde de hoy.