Denuncian viviendas de mala calidad en Las Palmas, fraccionamiento de Kanasín

Denuncian viviendas de mala calidad en Las Palmas, fraccionamiento de Kanasín

Por Ana Celia Rodríguez

Kanasín, Yucatán, 2 de julio de 2021.- Uno de los principales logros y satisfacciones de una persona es adquirir su propia casa, ya sea mediante el sistema de crédito federal del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores o un crédito bancario, pero a veces este gran esfuerzo se puede llegar a convertir en una gran frustración cuando la vivienda, que se suponía sería la de tus sueños, se convierte en la pesadilla de tu futuro.

Tal es el caso de Leslie Paz, quien junto con su pareja lograron adquirir su primera vivienda propia en el fraccionamiento «Las Palmas Yucatán”, ubicado en el municipio de Kanasín y desarrollado por la constructora Hogares Unión, pero a poco más de un año de haberla recibido, su casa ha presentado una serie de desperfectos que le han robado la paz y la tranquilidad, sobre todo por las largas que la constructora le ha dado para atender su situación.

“Estamos intranquilos, porque estamos viendo el sinfín de problemas que se tienen. Un año tienen las casas y casi casi se nos están cayendo, lo que nos desespera porque nadie nos atiende. Nosotros respetamos que durante la pandemia no podían venir a visitarnos y no trabajaron, pero ahora que ellos nos entiendan y atiendan nuestros problemas”, señaló.

“La constructora ya se va, pues ya entregaron la mayoría de la casas y a nosotros nos están dejando con el problema, por eso estamos alzando la voz para que realicen soluciones reales a las problemáticas, pues tampoco estamos municipalizados y nadie quiere hacerse responsable”, puntualizó.

Casas llenas de filtraciones y humedad

Y es que no sólo Leslie ha sido unas de las habitantes de dicha privada que se encuentra molesta y frustrada con la administración. Otro caso es el de Elizabeth Mercado, doctora de la Ciudad de México que decidió invertir en Yucatán para tener una casa de descanso en el estado más seguro del país, pero lo que no se esperaba era haber adquirido una propiedad que tendría que ser reconstruida para ser funcional.

«Me están negando el derecho de tener una vivienda digna al no hacerse cargo de las reparaciones adecuadas de mi vivienda. Si bien, no pude regresar todo el año pasado por cuestiones de mi empleo, tenía a personas a cargo de mi hogar que podían vigilar las intervenciones, pero la constructora no quiso tratar con ellos y ahora que me tomé dos semanas para poder estar personalmente me han reagendado mis visitas en tres ocasiones sin arreglar nada”, dijo la afectada.

Por otro lado la señora Galilea Molina, quien invirtió la gran mayoría de sus ahorros para adquirir un hogar, liquidarlo y así no tener que preocuparse por tener un techo estable por al menos cinco años, no lo ha logrado pues no sólo se le ha entregado una vivienda con un piso en malas condiciones, la cual ha sido intervenida en seis ocasiones, si no que también con cero seguridad, pues las chapas de todas su puertas están rotas por completo.

“Lo que nos ofrecieron cuando compramos, nada qué ver. Yo tuve la oportunidad de pagar de contado mi casa, pero desde que me la entregaron, las chapas no servían y me señalaron que eso no entraba en garantía, por lo que no he podido desembolsar dinero para realizar ese gasto. Las reparaciones del piso me duraban, cuando mucho, cuatro días; empezaban a despegarse de nuevo, hasta ahora que ya lleva un par de semanas y se ha mantenido, pero el trabajo estuvo mal hecho ya que me lo dejaron todo manchado”, aseguró.

A punto de rebosar el sistema de desagüe

Otra de las grandes preocupaciones de los más de 55 vecinos de esta privada, son los servicios públicos, pues al aún no encontrarse municipalizado, ni la constructora ni el municipio responden ante problemas como el abasto de agua y las constantes bajas de energía.

«Las lavadoras no funcionan, porque no se tiene la presión necesaria para que el agua suba a los tinacos. Pero ni el Ayuntamiento ni la constructora quieren hacerse responsables”, señalaron las afectadas.

El sistema de drenaje ha sido la última gota que derramó el vaso, ya que ha comenzado a rebosar. La insistencia de los vecinos ha logrado que la constructora le dé una solución temporal. Desde hace dos semanas están reparándolo, pero hasta el momento no ha tenido una solución.

 “Al rato estaremos inundándonos entre la suciedad de todos los del fraccionamiento. Se les ha estado presionando, vamos y tomamos fotos, según que ya se va reparar, pero seguimos esperando que sea una realidad”, puntualizaron.

Cabe recordar que no es la primera ocasión que los vecinos de el fraccionamiento Las Palmas alzan la voz, pues desde el 2020 se congregaron para manifestarse en contra de los vicios ocultos de la constructora y la mala calidad de las casas.

Decenas de ellos han interpuesto varias denuncias ante la Procuraduría Federal del Consumidor, pero hasta el momento ninguna ha sido completamente resuelta o siquiera algún tipo de multa o exhorto a la constructora a hacerse responsable de los desperfectos.