Renán y su informe

Renán y su informe

Por Rafael Gómez Chi

Sin guayaberas ni edecanes, pero sí con cubrebocas de los que pudieron estar presentes, como la guardia policiaca de los honores a la bandera, fueron el marco para el segundo informe de actividades del alcalde Renán Barrera Concha en el que destacó que Mérida avanza unida y solidaria.

El Gobernador Mauricio Vila Dosal asistió virtualmente mientras el cronista se preguntaba por los ex alcaldes que acudían presencialmente año con año a dar el espaldarazo. El Cabildo dio fe detrás de una pantalla. Presentes, sólo el secretario Alejandro Ruz y la síndico Diana Canto. Y el Teniente Juan Crisóstomo Cano, con esa mirada en el lienzo.

Inevitable, el tema del Covid-19. “Esta contingencia de salud no selecciona partidos, liderazgos, razas, géneros o estratos sociales y ataca a todos por igual; todos estamos en riesgo y todos somos parte de la solución”, dijo el alcalde.

“Solo la conciencia de que unidos podemos, nos llevará a superar el presente y superarnos a nosotros mismos: vivamos por Mérida, reconstruyamos nuestro presente, pero luchemos por el futuro”.

En el Salón de Cabildos del Palacio Municipal, la escolta de la Policía Municipal realizó los honores a la Bandera y el tenor Miguel Mena Medina entonó el Himno Nacional. El cronista no supo si los televidentes, sustantivo que cabe a la perfección, también lo entonaron con enjundia. ¿Lo habrá mirado la clase política en pleno? ¿Los panistas de la vieja guardia?

Además de Vila Dosal, estuvieron presentes de manera virtual la diputada Janice Escobedo Salazar, presidenta de la mesa directiva del Congreso del Estado y el abogado Ricardo Ávila Heredia, presidente del Tribunal Superior de Justicia y del Poder de la Judicatura del Estado de Yucatán.

Los servicios públicos, mercados, calles, jardines, avenidas y usos urbanos son la responsabilidad de los ayuntamientos, recordó el munícipe. Dijo que la administración municipal reorientó sus políticas públicas y presupuesto hacia un paquete de medidas dirigidas a mitigar los daños económicos y de salud en la población meridana.

Por ello, este año de gobierno se dividió en dos: de septiembre de 2019 a marzo de 2020 y la etapa COVID-19 de marzo a la fecha. Y lo que le resta.

“En esta pandemia no hay nadie en Mérida que no esté perdiendo algo a causa del Covid-19; se han perdido vidas humanas, empleos, seguridades, patrimonios, tranquilidad y el disfrute de muchos momentos en familia, pero lo que jamás vamos a perder las meridanas y meridanos es la certeza de que saldremos adelante, de que no nos vamos a rendir nunca”, subrayó Renán.

En la sana distancia que permite un informe virtual, el alcalde dio la cara cuando leyó su informe, cosa rara en los últimos días cuando el cubre bocas es obligatorio. De frente a la cámara, afirmó que la crisis se ha extendido y se extenderá mucho más tiempo del previsto.

Pero como se suele hacer en redes sociales en los últimos días, Renán dijo que una crisis siempre será una oportunidad para crear mejores horizontes, pera repensarnos y fortalecernos ante la desgracia, trabajando más, siendo más creativos, puliendo talentos.

El cronista, que ha acudido a muchos informes de los más variados gobiernos, extrañó la parafernalia, el chisme político de ver quien aplaudió más o quien lo hizo menos. En el inicio del estertor de agosto, el alcalde subrayó que “en lo personal, como meridano, gobernante y padre de familia que vive día a día todos los problemas de la ciudad”, planteó los desafíos más importantes para “salir más rápidamente de este túnel largo y oscuro”.

Y unos muy importantes son «fortalecer el bien común sobre las prioridades individuales, cuidar nuestra salud y en especial de nuestros grupos vulnerables”. Porque eso de transparentar los recursos públicos que son de todos y todas, es algo obligado en los tiempos de la pandemia.