Detrás de cada criminal hay un fracaso de todos: Miguel Ángel Vega

Detrás de cada criminal hay un fracaso de todos: Miguel Ángel Vega

El director de cine, escritor y Fixer, un mediador entre narcos y reporteros, publica en Random House su primer testimonial escrito y sostiene que aún les queda algo de humanidad a lo criminales

Por Rafael Gómez Chi

Mérida, Yucatán, 10 de agosto de 2021.- ¿Les queda algo de humanidad a los criminales? Para el escritor y director de cine Miguel Angel Vega sí. En El Fixer, su más reciente testimonial al estilo de una novela (Aguilar, Random House, 2021), va creando personajes a partir del último resquicio de humanidad de un pistolero, de un traficante de drogas, algo que para él suele ser complicado porque parte de violencia, traumas, armas, venganzas.

—Vas descubriendo un mundo que para muchos es desconocido pero ha estado allá y es complicado. Yo como periodista, director de cine, escritor, trato de buscar ese rasgo de humanidad que a veces queda en muchos criminales.

Miguel Ángel Vega es periodista, guionista, director de cine y Fixer. Desde 2010 investiga para el semanario Ríodoce temas relacionados con narcotráfico y seguridad. Como Fixer colabora para medios y plataformas internacionales entre los que se encuentran NatGeo, Netflix, Vice, HBO, Discovery, E&A, entre otros.

Ahora habla para El Cronista Yucatán y sostiene que, sin duda, los medios de comunicación destacan los hechos “y el rasgo de humanidad muchas veces no se ve, pero la violencia deja muerte, estadísticas, rabia, venganza, entonces obviamente para una persona como yo que ha trabajado con gente para documentar ese tipo de situaciones el impacto es fuerte, mucha veces insólito”.

—Veo las series de televisión que hacen apología de los capos de la drogas y no se ve la realidad, ¿tú has logrado hacer una diferencia en estos asuntos? ¿Les queda algo de humanidad a estos tipos?

—Sí, sin duda, muchos de los pistoleros, como La Nueva Empresa, que es una escisión del Cártel de Juárez que empiezan a pelear contra Los Aztecas una guerra brutal que matan a mucha gente y entran las esposas de los muertos y he buscado hasta el fondo la historia de vida de estas personas y es verdaderamente impresionante. Es trágica, triste. Todo esto me hace entender que las personas que se unen a la delincuencia organizada tienen un pasado y de alguna manera se desvió y acabaron manchados de sangre.

Sin embargo, Vega no afirma que todos son buenos en el fondo. “No quiero decir en todos, hay gente que nace mala y e hace más mala, pero en muchos casos eran gente que quería tener un mejor futuro, y circunstancias trágicas los hicieron ir en busca de una venganza absurda, difícil, complicada, que finalmente los condenó a ese infierno. Alcance a rasgar un poco en esa humanidad y es interesante”.

Portada del libro El Fixer, publicado por Aguilar

Concluye que detrás de cada criminal hay un fracaso de nosotros como sociedad, como gobierno. “Es colectivo porque deja que la consecuencias son extras, son verdaderos magnicidios porque cuando una persona despoja de la vida a una no solo mata a la persona, sino un poco del hermano, del papá, de la mamá, del primo, de la esposa, lo hijos, es un magnicidio increíble”.

—¿Tú crees que estemos destinados al fracaso, porque si agarran a El Chapo las drogas siguen circulando? 

—No quiero decir fracasado, pero he notado que México y Estados Unidos han equivocado la estrategia, porque un problema de salud pública lo han tratado como de seguridad pública, el tráfico de droga es de salud pública, porque en tanto haya quien consuma habrá criminales dispuestos a comerciarla.

En su opinión La Iniciativa Mérida, en la que Estados Unidos se comprometió a dar dos mil millones de dólares para contrarrestar el tráfico, fue un fracaso rotundo, terrible, que lo único que dejó fue una estela de muerte que miles de familias no logran superar. Estados Unidos no le dio dinero a México sino armas para las fuerzas armadas y policiacas, lo que permitió una guerra horrible en todo el país y más en sitios donde hay territorios en disputa.

—¿Ni siquiera los abrazos, no balazos, han funcionado? 

—No. En mi opinión esa frase es ridícula. No beneficia a nadie. El Estado debe hacer uso de su fuerza adecuadamente y enfrentar esta situación porque el ciudadano, la comunidad civil que está en el medio es la más afectada. Si le dices eso a la gente de Tierra Caliente se ofenden.

Vega trabaja como Fixer, es decir es un periodista conectado con jefes de cárteles sicarios, narcomenudistas, cocineros de droga y agentes federales, miembros de ejército y policías. Su labor es abrirles paso a reporteros o documentalistas de Estados Unidos, Alemania, Francia, Holanda, Rusia… de todo el mundo, para que realicen su trabajo en los lugares más violentos donde opera la delincuencia organizada en México.

En El Fixer da a conocer a manera de novela los peligros que enfrenta para lograr entrevistas, accesos fatídicos, lugares nunca visitados por ningún medio de comunicación. Detalla la angustia que viven los Fixers cuando deben librar a sus colegas internacionales de un levantón, de los interrogatorios brutales de las amenazas de quienes conforman el Cártel de Sinaloa.

Aunque parece un libro de ficción es el testimonio del reportero apasionado que libra atentados y jamás pierde la fe.

En el texto hay una anécdota que parece una comedia. Se trata de la madre del Chapo y uno de sus hijos en la negociación con matones del Cártel de Sinaloa para que dejen de golpear a corresponsales rusos.

En 2002 Vega escribió y dirigió su primera película: El Robo. Lo siguieron Cáliz (2008) y la serie de televisión Nació en Culiacán (2011).