La Luna de Sangre en Yucatán

La Luna de Sangre en Yucatán

La belleza natural de un fenómeno como este fue posible admirarla en la madrugada de este día

Por Rafael Gómez Chi

Mérida, Yucatán, 26 de mayo de 2021.- Aunque la nubosidad de la Península de Yucatán dio al traste con el final, el eclipse total de la Luna pudo apreciarse en la ciudad de Mérida y en el territorio estatal por más de una hora la madrugada de este día.

A las 04:45 horas inició hacia el oeste y pudo ser visto en todo México en sus fases uno y dos. La primera inició a las 03:46 horas, es decir, el contacto con la penumbra, y el inicio del eclipse fue a las 04:45. El máximo total, a las 06:10 horas no fue posible divisarlo en el país, y en especial en la Península de Yucatán debido a la nubosidad.

El fenómeno pudo ser visto a simple vista, con binoculares. Fotógrafos como Marco Rodríguez Carrillo, autor de las que les presentamos en esta publicación, posteó en su muro de Facebook, las que hizo con una Nikon Z6 y un lente 200-500.

Cabe anotar que el perigeo de la Luna ocurrió a las 01:53 horas, cuando el satélite se ubicó a 357 mil 297 kilómetros de la Tierra, por lo que fue más brillante. El perigeo es cuando un cuerpo celeste se encuentra en el punto más cercano a nuestro planeta

El eclipse ocurre cuando un cuerpo celeste pasa por la sombra de otro. En este caso fue la Luna en la sombra de la Tierra, de modo que la luz que proviene del Sol es filtrada por la atmósfera terrestre y solo la “luz roja” es la que llega al satélite natural.

Debido a ese teñido rojizo, es que la Luna recibe el nombre de Luna de Sangre.

En la mitología maya, este eclipse era una guerra entre el Sol, llamado Chi’ibal k’iin, y la Luna, que era Chi’ibal uj. El significado era un mal augurio. Se trataba de un conflicto entre los dioses, por lo que se tenían que realizar danzas para que, con el ruido, se termine el pleito entre ambos.

Hasta hace unos 30 años, en los poblados yucatecos solían sonarse latas para este propósito, muchas de las veces colocadas como racimos de piñatas en los árboles, a fin de que el sonido sea mucho más fuerte.

En la antigüedad los seres humanos divinizaron estos fenómenos astronómicos y aún en la actualidad, numerosas personas siguen creyendo en que los astros tienen el poder de influir en nuestras vidas. Fotos de Marco Rodríguez Carrillo.