«Mérida tiene que revisar propuestas, perfiles y capacidades»: Renán Barrera

«Mérida tiene que revisar propuestas, perfiles y capacidades»: Renán Barrera

El Cabildo aprueba su licencia indefinida. Asume Alejandro Ruz Castro como Presidente Municipal Interino

Por Rafael Gómez Chi

Mérida, Yucatán, a 8 de abril de 2021.- “Les presentó al alcalde de Mérida, ¿ya lo conocían?”, dijo Renán Barrera Concha a la prensa antes de subirse a su camioneta y dejar el Palacio Municipal al filo del mediodía del caluroso jueves con el pleno sol partiendo plaza.

Alejandro Ruz Castro, ahora convertido en Presidente Municipal Interino, quedó a merced de los reporteros.

Cámaras, grabadoras y teléfonos celulares lo embistieron cual astado que arrasa con el matador a porta gayola.

La mano de una de sus colaboradoras intentó rescatarlo para llevarlo por lo menos a la sombra de los bajos del Palacio Municipal, pero aquello ya era un maremagno.

Preguntas sobre su primera acción, qué sucederá con el “paso deprimido”, más cambios en el Cabildo y la presunta corrupción en la Dirección de Mercados fueron los temas arrojados sobre el alcalde interino, quien permaneció impertérrito respondiéndolas.

La administración municipal se mantendrá al margen de las campañas políticas; lo primero será dar seguimiento a asuntos como supervisar el proceso de rehabilitación del distribuidor vial de Paseo de Montejo, en qué etapa va, qué falta, todo para poder tomar acciones inmediatas como se previó desde el principio de la ruta trazada.

—Vamos a procurar que no se interrumpa el ritmo que se ha dado al Ayuntamiento en materia de Servicios Públicos —dijo y descartó más movimientos en el organigrama.

Hacía ya varios minutos que Renán había desaparecido de la escena, pero no de los reflectores, los cuales aprovechó hasta el último segundo que fue Presidente Municipal en funciones.

En el patio del Centro Cultural Olimpo, donde se celebró la sesión extraordinaria de Cabildo, Renán dio un mensaje. “No hay plazo que no se venza ni fecha que no se cumpla. Vengo ante ustedes con la emoción de las despedidas, pero también con las ansías de volvernos a ver”.

—Hoy he pedido licencia para presentarme al juicio de los ciudadanos de manera libre y sincera, pero pronto regresaré a cumplir el mandato constitucional que me comprometió a trabajar sin descanso durante tres años que aún no terminan. Siempre he dicho que tengo un gran respeto y compromiso con los votos que me trajeron aquí, aún tratando de merecer los de mañana —dijo.

—La transformación eficaz y sin pérdidas de tiempo de nuestros municipios ha requerido revisar los criterios político electorales de estos períodos. Tres años es mucho, cuanto se llega a inventar o realizar caprichos y es poco, cuando se tienen proyectos de gran alcance.

Peor aún, es muy, muy poco, si se nos atraviesa una pandemia mundial capaz de cuestionar todos los cimientos con los que hemos vivido.

Vestía de blanco. Había hecho su entrada como Manolete en sus mejores tiempos, solo que el bicho no saldría de los toriles, sino que ya estaba esperando en las calles de Mérida, a ver si podrá con él o las chicuelinas acabarán por sacarlo de quicio.

Ante las regidoras y los regidores, que lo despidieron escrutándolo como hizo la priísta Ana Gabriela Aguilar, Renán Barrera Concha afirmó que “ustedes han estado conmigo, independientemente de las fuerzas políticas que los ha traído hasta aquí, en los momentos apasionados, en los momentos culminantes y también en las etapas tristes que ha tenido nuestra comunidad”.

—Estaré fuera un tiempo, sin que la ley me lo exija, a fin de explicarles a las meridanas y meridanos la razón de nuestro afán. Explicaré cada política pública ejercida, cada dinero gastado, cada esfuerzo con sus frutos y, desde luego, también los proyectos de mediano y largo plazo, mientras ustedes siguen conduciendo este cabildo meridano.

—Mi decisión de pedir esta licencia no solo implica mi total confianza en ustedes, sino también en el equipo de trabajo que continúa, sabiendo que son hombres y mujeres esforzados y que su honestidad, trabajo y buena fe, seguirá llevando a Mérida por el camino correcto.

De acuerdo con él, “el pueblo de Mérida merece un tiempo para revisar las propuestas, la biografía y capacidades de los actores políticos, las ideas que los mueven, la confianza que tanto sus palabras como sus acciones provocan”.

Alejandro Ruz rinde protesta como Presidente Municipal Interino

—A veces hay picos de oro sin respaldo, palabras demagógicas que no se pueden hacer; algunas otras veces cuestionamientos ruidosos de cualquier cosa que llame la atención como si fuera el apocalípsis que otros ven. Las meridanas y los meridanos son sabios y observadores y sabrán identificarlos. No en balde el votante meridano es de los más responsables, conscientes y participativos de todo el país.

Y entonces vino su parte panista en el discurso al aludir que la ciudad nos exige dar más de nosotros mismos. “Este es el trabajo que venimos a hacer, la brega de eternidad que siempre comienza de nuevo”.

Se despidió de todos y cada uno de los concejales chocando el puño con ellos. Subió un momento a las oficinas de la Presidencia Municipal en el segundo piso del edificio y luego bajó por las escaleras hasta aquel pórtico de piedra donde saludó alzando la mano a los policías de la guardia y a las personas que se encontraban en la cobranza del predial.

Miró a los periodistas y sonrió.

—Nos vemos mañana —dijo al cronista que fruncía el ceño a causa del sol en la cara.