Paga 25 años crédito de Infonavit y ella no lo sabía

Paga 25 años crédito de Infonavit y ella no lo sabía

Sabrina Quijano, de Progreso, fue víctima de un fraude, alguien sacó un crédito a su nombre de una casa en Juan Pablo II en Mérida y ella no lo supo sino hasta hace 10 años, cuando inició el calvario para recuperarla

Por Karen Segura Rodríguez

Mérida, Yucatán, 12 de octubre de 2021.- Desde hace 25 años la señora Sabrina Quijano Traconis lleva pagando un crédito de Infonavit que ella asegura nunca haber solicitado, mientras alguien más vive una casa ubicada en la colonia Juan Pablo ll, la cual se encuentra escriturada a su nombre.

La sexagenaria oriunda del municipio de Progreso, platicó a la reportera de El Cronista Yucatán como desde hace 10 años se percató del cobro de mil pesos mensuales a su salario e inicio su calvario. Vueltas, dinero y pagos a diversos abogados fueron algunos de los gastos que la señora Sabrina tuvo que realizar a lo largo de dos pasadas administraciones del instituto para conseguir informes respecto a este crédito y su supuesta propiedad.

«Fui muchos años al Infonavit buscando alguna respuesta y nunca nadie en las pasadas administraciones me apoyó, a pesar de que hasta políticos como la diputada Maria Esther Alonzo envío cartas a el instituto solicitando su intervención en este problema. En el Infonavit ya todos me conocen”, señaló.

No fue sino hasta hace dos meses que luego de mantener una comunicación con el actual delegado regional del Infonavit, Jacinto Sosa Novelo, que doña Sabrina logró obtener atención, así como las escrituras de la propiedad, la cual asegura se encuentra abandonada y descuidada así como cerrada con candados. 

«La gente del instituto me dice que la casa es mía y que puedo hacer uso de ella si así lo deseo, pero como me voy a meter a una propiedad que a mí nunca me la entregaron, no soy ninguna vándala”, sentenció la afectada. 

Recordó que ella lleva viviendo toda la vida en el puerto de Progreso, rentado casa para poder salir adelante con sus 8 hijos de los cuales aún 3 aún viven con ella, es por eso que lamenta está situación que le ha impedido poder acceder a un hogar digno.

«Nunca me he negado a pagar el crédito, yo lo único que quiero es tener un techo para mí y mi familia aquí en Progreso. De nada me sirve tener una casa en Mérida si mi vida y mi trabajo es aquí en el puerto”, indicó.

La señora Quijano Traconis no está sola en esta lucha pues amigos la han apoyado, tal es el caso de Paul Recio, hijo de una de sus amigas y patronas que ha tenido en Progreso, pues siempre se ha dedicado a la limpieza de casas u oficinas.

Junto con Paul ha logrado que su caso llegué a los medios de comunicación y autoridades pertinentes, así como avanzar en interponer  una denuncia judicial ante la fiscalía general del estado contra quien resulte responsable de este presunto fraude. 

Por su parte el delgado del Infonavit Jacinto Sosa ha señalado que el administración a su cargo se ha solidarizado con el caso de la señora Sabrina por completo, otorgándole la documentación que acredita la legitimidad con la que se realizó el trámite de la adquisición del crédito, así como las escrituras de la compra de la casa las cuales fueron firmadas en noviembre de 1995 en la notaría número 36 a cargo de Orlando Paredes Lara. 

«De mi parte la señora siempre ha recibido un trato cordial, hemos buscado apoyarla de todas las maneras que se encuentren en nuestras posibilidades. También la hemos invitado a realizar las denuncias correspondientes ante las autoridades, y le hemos recalcado que cuenta con nuestro total apoyo y disposición de la documentación que fuera requerida por las autoridades para esclarecer está situación”, mencionó el delegado.

Hizo hincapié que a la Institución no le corresponde interponer ninguna denuncia ante las autoridades, pues el crédito se ha pagado en tiempo y forma y se cuenta con la documentación pertinente.

«El crédito tienen una efectividad de pago del 65 por ciento, que es un estado bueno para un crédito, le queda casi 5 años por pagar, pues a pesar de que tras no haberse cubierto por un tiempo, los pagos tienen un tope de llegar a 300 pagos realizados o 30 años del crédito, lo que ocurra primero dado el tipo de crédito con el que cuenta la señora”, recalcó.

Ahora solo se espera que la señora Sabrina haga lo pertinente con las autoridades para poder acceder a su propiedad o de demostrarse que fue víctima de un fraude, obligar al Infonavit que le haga devolución del crédito y dinero aportado durante estos 25 años.